Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Catas: estiman daños de hasta un 50% en zonas de cultivos de frutales

Elaborar un plan de acción eficaz para disminuir la afectación producida por las aves en los cultivos es ek objetivo que persiguen organismos, productores y ambientalistas.

En noviembre de 2020 la provincia de Mendoza, a través de la Resolución N°420 del Iscamen, comenzó a trabajar, en forma oficial, en la contención de la plaga de las catas. Aves que atacaron los cultivos del Oasis Norte y especialmente las superficies productivas de los departamentos de San Martín, Rivadavia, Junín, Maipú y Luján de Cuyo. Dos años después, con incrementos en las estimaciones de daños de hasta el 50%, este azote se ha extendido hacía el centro de la provincia y amenaza a los productores del Valle del Uco.

Belén Bobadilla, presidente de la Asociación de Frutos Secos de Mendoza, había destacado tras las heladas tardías de mediados de setiembre que las condiciones climáticas no son la única preocupación en el sector porque las plantas de almendros están afectadas por las catas. Y remarcó que desde la Asociación se seguirá gestionando con otras instituciones “un plan de acción para mitigar los daños que están generando catas y los loros, que se van desplazando a las zonas de producción centro y sur de la provincia”.

El 4 de noviembre, convocados por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), investigadores, empresarios y también ambientalistas participaron de una mesa redonda para tratar el tema y generar un “plan integral” que permita el control de las plaga y disminuir los daños que causan estas aves en las distintas zonas de cultivo en la provincia. La de Junín fue la primera de las cuatro reuniones propuestas por el organismo nacional para intentar llegar a un consenso y definir una línea de acción.

PÉRDIDAS Y MEDICIONES OFICIALES

El 12 de diciembre se realizaría el segundo conversatorio del ciclo, que se completará con los encuentros de enero y de febrero/marzo del año próximo. Mientras que desde el sector productivo se señala que se está intentando integrar a todos los sectores para lograr un plan efectivo, “como no existe un único organismo que pueda resolver el tema, es importante potenciar el diálogo de todos los sectores”, comentaron fuentes agropecuarias. Quienes agregaron que los “daños son evidentes y cuestan miles de dólares por hectárea”.

Vale recordar que en 2017, la Secretaría de Ambiente de la Provincia de Mendoza declaró a está especie como perjudicial para los departamentos de Maipú, Rivadavia, Luján de Cuyo y San Martín. Una declaración en consonancia al pronunciamiento de 1964 del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, que elevó a las catas (o Myiopsitta monachus) a la categoría de plaga. Esta especie encontró en Mendoza un entorno ideal para su reproducción y de allí los problemas que generó en los frutales.

Para pasar de las estimaciones de la afectación a una base estadística actualizada, en noviembre del año pasado el Iscaimen abrió un registró virtual para contabilizar los daños provocados por las aves.

En este apartado, Catas: Registro por daño en cultivos, los productores deberán especificar: el sector fue dañado dentro del campo, estableciendo los linderos, la fecha aproximada del daño y el cultivo que fue dañado. Además, se consultará si el productor toma medidas para controlar este tipo de plagas, destacando la importancia de poner un contacto de la propiedad para que el personal pueda acercarse a verificar los daños.

Vale recordar que la Fundación Cullunche se había manifestado contra la Resolución Nº420, publicada en el Boletín Oficial de la provincia, y señalaron que conocen las perdidas de los productores. Plantenado la necesidad de un estudio y un relevamiento poblacional de las aves.

La Resolución N°420 de Iscamen, publicada en el Boletín Oficial de Mendoza, declarada “plaga de la agricultura, en todo el territorio de la Provincia de Mendoza”.

¿QUÉ DAÑOS PRODUCEN?

Según los especialistas las catas se alimentan preferentemente de los frutos maduros pero actualmente también se observa que picotean la pulpa de la fruta, consumiendo la semilla o pepa, y en época de floración las yemas hinchadas. Además, estas aves sedentarias, que viven entre 10 y 15 años, cortan los brotes de las plantas para armar sus nidos.

Estas aves suelen desplazarse entre 3 a 5 kilómetros de su nido para buscar alimento en la época de primevera-verano y vuelan hasta 24 kilómetros en otroño e invierno.

 

FUENTE: LOSANDES.COM.AR

Queremos conocer tu opinión
Tu opinión es muy valiosa para nosotros y queremos conocerla. Por eso, te pedimos que contestes el siguiente formulario.
 

COMPARTIR

Compartir
Twitter
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NOTICIAS RELACIONADAS

Últimas Noticias

Noticias por Categoría

COMPRAMOS

MOSTO

DE TODAS LAS CLASES Y CALIDADES