Silvia Corti: mamá, enóloga y emprendedora

En una nueva ronda de entrevistas a personajes destacados de la industria vitivinícola, nos toca entrevistar Silvia Corti. Enóloga de profesión, que construyó su carrera en diferentes bodegas de renombre de Mendoza.

  • ¿Quién es Silvia Corti?

Soy ingeniera agrónoma, enóloga y Magister Scientia en Viticultura y Enología.  Me considero una apasionada por el vino y la vitivinicultura. Soy mamá de Woodson, Wadson y Julieta, ellos junto con mi esposo Mariano son todo en mi vida. Durante muchos años, antes de conocer a mi esposo era el vino y yo y nadie más. Desde que formé mi familia, el vino pasó a ser mi segunda pasión, porque el primer lugar lo ocupan ellos.

  • Contame Silvia un poco sobre tu proyecto de producción de vinos de autor:

Mi proyecto se inició en la finca de mi suegro, en la zona de Lunlunta, una finca familiar. Un día mi suegro me dijo, ¿por qué no haces el vino de la familia? Yo veía que los viñedos eran excelentes, siempre con una buena calidad de las uvas que se las vendían a las bodegas de primer nivel. Fue así que empecé a hacer mi propio vino en una pequeña pieza que había allí en la finca, donde se guardaba el tractor. Mi gran objetivo es que la gente abra una botella de un vino mío y cuando pruebe la primera copa luego se termine la botella. Que lo disfrute, que le den ganas de seguir tomándolo.

  • ¿Cómo nace el nombre «Cerrojo»?

Te cuento una anécdota, la pieza donde empecé hacer el vino, guardaban los tractores, logré que los llevaran a otro lugar para que los guardaran y quedarme con el espacio para hacerlo. Con el personal de la finca, el contratista que trabajaba hace años en el lugar, empezamos a hacer el proceso de producción del vino. Compré unos bines, cosechamos la uva, hicimos el desgrane a mano, descubábamos el vino y lo guardábamos en las barricas.

El primer año luego de que hicimos todo este proceso, me voy de vacaciones y a la vuelta de las mismas me doy cuenta de que el vino estaba aguado. El señor que me ayudaba había tomado un par de copas y me había rellenado con agua la barrica para que no me dé cuenta. Así que ese año lo perdí porque ya no tenía uva para hacer más vino.

El próximo año hicimos nuevamente todo el proceso de cosecha, pero le cambiamos el candado a la pieza donde hice el vino, por un candado, un cerrojo más grande. De allí nace el nombre del vino: VINO CERROJO.

En esa época en la que todos hablaban del valle de uco, nosotros volvimos a reivindicar la zona de Maipú que se había quedado un poco relegada. Vino una amiga con un sommelier, y le encantó tanto el vino, que lo llevó a Buenos Aires y se vendía en un restaurante.   Esa fue una forma de volver a reivindicar la zona de Maipú como productora de vinos de gran calidad.

  • ¿Cómo se preparó Silvia para empezar a hace estos vinos de Autor?

Primero que nada, hay que tener en cuenta que los enólogos tenemos solamente 1 cosecha por año para poder practicar. Es de vital importancia poder estudiar, observar, estar en el proceso de producción de las fincas, porque en definitiva que yo haga un buen vino, depende en gran proporción de una buena materia prima. Por eso me gusta elegir las fincas de las que voy a extraer las uvas con las que luego hago el vino. Me gusta conocer quiénes son las personas que las trabajan, cómo lo hacen, asesorarlos. Ahí me aflora en la Ingeniera Agrónoma.

Durante todo el año estoy muy pendiente de las fincas, pero una vez llegada la cosecha pongo toda mi energía en la producción del vino. Al principio empecé experimentando en pocas cantidades en unos tachos en los que se prepara la cerveza, como no tenía el suficiente dinero para comprar barricas, me compraba esos tachitos usados y ahí hacia los cortes de los vinos y probaba. Todo muy a pulmón como arranqué y como lo hago actualmente. Este año me alquilaron unos Huevos de cemento que se usan en las grandes bodegas.

Además, tengo la posibilidad de ir aprendiendo todo el tiempo cosas buenas, nuevas zonas vitivinícolas como en San Juan, que produce grandes uvas Malbec. Actualmente estoy produciendo vino de uvas de diversas zonas: Las Compuertas, Altamira, Pampa El Cepillo: esta última finca me gusta un montón porque los dueños la trabajan ellos mismos y además tienen huerta y especias plantadas muy cerquita de las vides, por lo que hay un pasaje de los aromas de estas especias a las uvas que las hacen muy especiales.

Y así voy haciendo mi proyecto, descubriendo finquitas pequeñas que producen un gran vino.

  • ¿Qué significa que sean Vinos de Autor?

Que sean vinos de autor significa que más allá de que seamos muchos los que hacemos vinos, cada quien le pone su impronta. Hacer vino es un arte, al igual que un pintor, que un escultor. El artista le pone su estilo, le pone su marca, transmite los sentimientos que está sintiendo en ese momento. En el vino sucede lo mismo, con la misma uva, con las mismas máquinas, dos enólogos obtienen resultados distintos.

De todos modos, más allá de que se llamen vinos de autor, a mí no me interesa que me reconozcan a mí, a mi persona, sino que reconozcan el terroir. Que al destapar la botella de vino podás descubrir en cada copa el lugar, el suelo, el clima de donde surgió la uva con la que hice ese vino.

  • ¿Qué implica el Terroir?

Técnicamente son las características geomorfológicas del lugar de suelo, clima, la relación de las plantas con el ambiente que la rodea. Se habla un poco del hombre también como parte del terroir, con las tareas culturales que se realizan en cada zona, que varían y son muy distintas. Yo trabajé muchísimo en la zona Este, y es muy diferente el comportamiento de la gente de ese lugar, la forma de trabajar las viñas, con la que se hace en el Valle de Uco por ejemplo. Eso también es terroir, y es un poco de lo que quiero transmitir en cada vino que hago.

Además, hay tareas culturales, como el desbrote, la poda por nombrar algunos ejemplos que los pedís en una zona y te lo hacen de una forma, lo pedís en otra zona y los hacen de manera totalmente distinta. Es increíble como la mano del hombre, del que trabaja la tierra también influye en  el terroir del vino. Por lo general las labores culturales que se realizan, que para el común de la gente son imperceptibles, para mí no lo son. Al final terminan siendo muy importante.

  • ¿Qué fue la Zona Este en tu carrera?

La verdad que yo al Este lo amo. De todos los trabajos que he realizado es el que guardo con mayor cariño. Donde más recompensada me sentí. Es duro trabajar en la zona, hay muchas adversidades. Intelectualmente es mucho más difícil que trabajar con uvas del Valle de Uco. En el Este hay muchas cosas en contra, pero eso te desarrolla un instinto superior para poder sacar lo mejor de la uva y hacer grandes vinos.

  • ¿Cómo es la nueva tendencia del consumo de vinos?

Desde hace un tiempo, la gente ha empezado a consumir vinos más suaves, delicados, frutados. No tanto los vinos pesados o con mucha graduación alcohólica. En mi generación se premió durante mucho tiempo los vinos pesados, con mucho color, con mucha madera. Yo inicié hace años en una de las Bodegas en las que trabajé, un proyecto de vinos suaves, frutados, que iba en contra de lo que la mayoría de los enólogos hacía en ese momento. ¡Prácticamente era como la oveja negra de los enólogos jajajaj!

Además, actualmente estamos mucho más sofisticados en materia culinaria. Mucha comida oriental, asiática, que tiene muchas especias, implica que necesitas al paladar un vino más liviano.

Por eso cuando empecé con el proyecto Cerrojo, compre barricas de mayor capacidad con el objetivo de que tengan menos impacto de la madera, para que no sea tan invasiva. Eso hace que mis vinos sean más suaves que otros.

  • ¿Dónde tenés la bodega?

No tengo Bodega. En cada zona donde yo compro la uva, trato de conseguir una bodega donde pueda llevar adelante el proceso de la molienda y el descube, y luego en Bodega Antigal termino el proceso. Se puede decir que más que bodeguera, soy una casa vitícola.   Compro uva en diferentes zonas y las elaboro en diferentes bodegas. Finalmente, alquilo la capacidad de guarda a Bodega Antigal.

  • ¿Cómo es el proyecto cerrojo?

La idea es que el proyecto Cerrojo sea libre, que cada año nos sorprenda. No me interesa siempre producir el mismo vino, lo importante es que a la gente le guste lo que yo hago, que al consumidor le guste mi estilo y esté dispuesto a sorprenderse cada año con los diversos vinos que surgen.

  • ¿Has tenido problemas con la provisión de insumos?

Si, la verdad que la falta de algunos insumos fundamentales para la industria vitivinícola, me han afectado un montón. Todos en la industria hemos sentido las consecuencias de la pandemia y cómo ello repercutió en la cadena vitivinícola, pero lo cierto, es que no golpea de la misma manera a uno grande que a los pequeños como es mi caso.

Te comento una situación que me pasó con la falta de botellas. Fui a comprar, me dijeron que debía esperar una semana que llegaran, ofrecí una seña, pero me dijeron que no hacía falta. Cuando llegaron las botellas vinieron con aumento y lo tuve que pagar porque sino no podía envasar el vino que ya había vendido. Una locura todo.

Con las etiquetas también me pasa lo mismo, tengo todo el diseño, pero a veces pasan meses en que la imprenta consiga el material adecuado para poder imprimirlas. Algo muy curioso que me sucedió, es que el Vino Cerrojo de Paraje de Altamira, obtuvo doble Oro en el Concurso Internacional de Vinos y Licores “VINUS” sumando 95 puntos, algo histórico para un vino de autor. Para mí fue un reconocimiento grandísimo para un vino de autor que competía con las grandes bodegas. No he podido hacer las etiquetas con las medallas que se ganó el vino por falta de material. Imaginate que es una publicidad grandísima para mi proyecto, pero lamentablemente no consigo imprimir en el material adecuado las etiquetas.

  • ¿Cómo elegís las uvas?

Además del terroir cuando voy al viñedo lo primero que hago es observar la canopia. Hay varios detalles que te alertan sobre la futura cosecha que esa viña va a dar en la cosecha. Me gusta ver mucho el largo de los brotes, el equilibrio que hay entre los brotes y la cantidad de racimos. Por ejemplo, si los brotes son muy cortos, quiere decir que le faltó agua, por el contrario, si los brotes son muy largos ello implica que hay exceso de agua.

Otra que cosa que observo es la cantidad de zarcillos que tiene la planta de vid. Lo importante es que no tenga gran cantidad de zarcillos, porque si hay muchos ello también implica que se está regando de más, por ende, es indicio de un desequilibrio que la planta está sufriendo. Ello como consecuencia impacta en la calidad de las uvas que se vayan a cosechar.

Por ejemplo, si vos regás mucho, retrasas la maduración de las uvas, además, hay zonas donde estacionalmente llueve bastante para la época de cosecha. Sabiendo estos tiempos y administrando bien el agua, podés cosechar entre 10 y 15 días antes, porque las uvas van a madurar antes. Si vos le echas mucha agua, se retrasa la maduración, a eso sumale que siempre en marzo es una época lluviosa, por lo  que se retrasa más aun la maduración y por ende la cosecha.

Todas estas cuestiones yo las tengo en cuenta a la hora de elegir los viñedos de donde voy a sacar las uvas para hacer el vino. Para sacar un vino que sea representativo del lugar.

  • ¿Cuánto tarda un vino en hacerse?

Depende de qué vino, no es lo mismo un vino blanco, rosado, o tinto. Mínimo un vino lo tenes que criar 3 meses, los tintos vos podés criar por más tiempo. Comúnmente los vinos que se comercializan son de 1 o 2 años. Los que yo hago son vinos de 10 años de guarda perfectamente.

  • Vos haces servicio de Asesoramiento: ¿Qué implica?

La gente me contacta por mi página web www.silviacortiwines.com, y yo le realizo el asesoramiento que ellos necesitan en cuanto al manejo de la viña, la conducción. Por lo general a la mayoría de mis clientes les hago una dirección Técnica en el manejo de la vid y también en la elaboración de los vinos. Yo no tengo tiempo de estar en cada finca, pero sí asesoro a los empleados o técnicos de las bodegas y los productores que me contactan. También hago mucho desarrollo y mejoramiento de proyectos que ya están en marcha.

  • Cuando me contactaste me dijiste que tu proyecto no despega: ¿Por qué decís que te pasa eso?

Mi proyecto va bien, está comenzando, pero le falta desarrollo comercial. Todo lo que estoy haciendo lo hice desde abajo y con ahorros. Yo soy muy técnica, pero me falta el desarrollo comercial. Hago el vino y me sale rico, lo hago puntuar y me gano las medallas, pero no sé mucho sobre la cadena de comercialización para darle mayor volumen. A eso me refiero cuando digo que mi proyecto aún no lo logro hacer crecer a niveles más competitivos.

Tampoco me gustaría tener un socio o inversor, porque quiero hacerlo mío solamente, dejarlo a mi familia. No quiero que sea una bodega, quiero que sea una “casa vitivinícola”. Esto es lo que yo vendo, lo que yo puedo dar.

  • Contame un poco de los Premios que has ganado

He ganado varios premios y es un mimo al alma y reconocimiento grandísimo, algunos de esos premios son:

  • Cerrojo Malbec Paraje Altamira, cosecha 2018 sacó 90 puntos Tim Atkin sobre 100 y la cosecha 2019;
  • Cerrojo Malbec Paraje Altamira cosecha 2019 sacó 95 puntos Vinus sobre 100, ganando una doble medalla de oro;
  • Cerrojo Cabernet Franc cosecha 2019 de Vista Flores y Chacayes Alto sacó 90 puntos Descorchados;
  • Silvia Corti Terroir Las Compuertas 2020: 94 puntos Descorchados Ranking Mejores Las Compuertas;
  • Silvia Corti Pampa El Cepillo 2020: 93 puntos Descorchados, Ranking Mejores El Cepillo;

Sin dudas estos premios han sido un gran reconocimiento para mi trabajo y el esfuerzo que hago todos los días en llevar adelante este proyecto.

  • ¿Qué te motiva seguir adelante?

El amor por hacer el vino, a mí no me importa no dormir, en época de cosecha, porque tengo una pasión por esto que hago. Esta es mi pasión, no me imagino haciendo otra cosa que no sea vino. Cuando vos tenes una pasión, cualquier cosa que pase en la vida no importa, porque vos te apoyás en esa pasión que te mantiene vivo.

  • ¿Cómo te podemos contactar?

A través de mi página web www.silviacortiwines.com quienes quieran probar mis vinos pueden escribirme. Y aquellos que quieran recibir el servicio de asesoramiento técnico vitivinícola también pueden hacerlo.

  • ¿Un consejo para quienes están emprendiendo y la están peleando?

Que le den siempre para adelante, sin distraerse por las adversidades. Pero lo mejor es que se animen a hacer algo que les apasionen, que realmente sientan que los llena de plenitud. No midan los proyectos en los que se embarcan por la posible ganancia que puedan tener, porque todos los proyectos, cuando se hacen desde el corazón y con pasión dan fruto. ¡No se desanimen!

 

Queremos conocer tu opinión
Tu opinión es muy valiosa para nosotros y queremos conocerla. Por eso, te pedimos que contestes el siguiente formulario.
 

COMPARTIR

Compartir
Twitter
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NOTICIAS RELACIONADAS

Últimas Noticias

Noticias por Categoría

COMPRAMOS

MOSTO

DE TODAS LAS CLASES Y CALIDADES