window.open('https://youtube.com'); window.open('#','_blank');

Heladas tardías: esperan menor cosecha 2023 con suba en precios de vinos

Desde el sector vitivinícola alertaron que las bajas temperaturas afectaron la producción. Mendoza estimó pérdidas en unas 40 mil hectáreas.

A raíz de las heladas tardías de noviembre que afectaron la zona cordillerana del país, desde la Patagonia hasta el NOA, el sector vitivinícola alertó que los daños se reflejarán en una menor cosecha 2023, y, en consecuencia, en un aumento del precio final de los vinos a partir de la próxima temporada, más allá de los efectos de la inflación.

“Teníamos una buena perspectiva para la vendimia 2023, pero las heladas la harán más restringida de lo esperado. Afectarán los precios en todas las categorías de vino y se verá reflejado en las góndolas”, dijo a Ámbito Rubén Panella, presidente de Fecovita, empresa que nuclea a 5.000 productores agrupados en 29 cooperativas.

“El equipo de ingenieros está evaluando el impacto en las fincas de nuestros productores. El impacto es muy variable, dependiendo la ubicación de las fincas y las condiciones del cultivo, lo que hace difícil determinar un porcentaje de afectación”, agregó Panella.

El sector ya había mostrado reparos a las medidas anunciadas por Sergio Massa, en especial respecto al dólar diferencial que caduca en diciembre, cuando la producción vitivinícola realizará las exportaciones de la cosecha afectada luego de ese plazo.

También hubo negociaciones para que Nación subsidie parte de las tarifas energéticas, además del paquete que otorgaron tanto desde la Casa Rosada como de los gobiernos provinciales con exenciones impositivas, créditos blandos, aportes no reembolsables, entre otros.

Ahora, la advertencia llega sobre la cosecha 2023 y el rebote de la menor cantidad de uvas en los precios. Eduardo Rodríguez, CEO de Corbeau Wines, dijo a este medio que en muchos casos, las heladas tardías de octubre y noviembre han provocado la pérdida “de alrededor del 60% de la producción de uva de alta calidad enológica” y estimó para el año próximo “una disminución del 35% respecto a la cosecha 2022, que fue una de las más bajas de los últimos 10 años”.

Entre los posibles efectos, advirtió que “habrá aumento de los precios de las uvas y de los vinos, sobre todo con los vinos de calidad y no tanto en los vinos básicos”. Y pidió, para mitigar el posible faltante, adelantar la liberación de los vinos cosecha 2023 al 1° de mayo.

También coincidió con el análisis Elisa Matías Azin, dueña de Alwasi Wine. “Esta es una industria que funciona a oferta-demanda: a menor cantidad de producción, los precios van a subir. Este precio se va a trasladar a la bodega”, dijo a Ámbito, y agregó que las heladas del 9 de octubre y 1 de noviembre afectaron entre el 50% y el 80% de la producción de todo el Este, en determinadas zonas del Valle de Uco –sobre todo Tupungato y Tunuyán– y en la parte más baja de Luján de Cuyo.

Asimismo, los bodegueros del sur mendocino, dijeron que San Rafael y General Alvear fueron los departamentos más afectados. “Desde 1994 que no se registraban heladas tardías tan severas como las que afectaron a toda la región los últimos días de octubre. Se han provocado estragos sobre las plantas en crecimiento”, dijo Jorge Rubio, jefe de Enología y director de la bodega que lleva su nombre.

Tras señalar que hubo fincas de afectación de hasta 100%, Rubio dijo: “Esta caída en el rendimiento global de la cosecha impulsará también los precios del vino en las góndolas, afectando sin dudas al consumo”.

Espera

En Mendoza, un informe probabilístico realizado por la Dirección de Contingencias Climáticas, basado en registros de últimos seis años, señaló que las bajas temperaturas habrían afectados alrededor de 40.000 hectáreas de las cuales 24.000 tendrían pérdidas de 100%. “Es una estimación, hay que dejar pasar un tiempo para ver cómo repercute en la planta, que a veces se ve quemada pero sigue con productividad, y quizás el nivel de daño es menor. Hay que esperar a mitad de diciembre”, expresaron a este medio desde el ministerio de Economía mendocino a cargo de Enrique Vaquié.

En concreto, en el caso de las heladas tardías, la Ley Provincial de Emergencia Agropecuaria 9083 establece un período de 20 días seguidos desde la fecha de ocurrencia del evento y, posteriormente, a partir del próximo día hábil, 10 días hábiles administrativos para denunciar los daños producidos, detalló días atrás un comunicado de la administración del radical Rodolfo Suarez.

En el informe de los últimos siete años, solo la temporada 2016-2017 registra una cantidad de hectáreas afectadas similar: casi 37.000 por heladas y más de 11.000 por granizo.

El fenómeno afectó también a Río Negro, Neuquén, San Juan y a las provincias productoras del norte.

Por caso, Javier Collovati, de la bodega riojana Valle de la Puerta dijo a Ámbito que la helada “afectó la finca orgánica, el 50% de la uva se perdió”. “No tenemos porcentajes exactos en toda la provincia. La helada afectó desde Río Negro hasta Salta, no solo viñedos, nogales, hortalizas, frutales. Fue grave en todo el país”, agregó.

En Tucumán, el ministro de Desarrollo Productivo, Álvaro Simón Padrós, calculó los daños en los viñedos “superiores al 80%” en las 18 bodegas vitivinícolas de los Valles Calchaquíes de la provincia. “Las bodegas no podrán producir vino la próxima campaña vitivinícola del 2023”, agregó, según consignó al medio El Tucumano.

 

FUENTE: AMBITO.COM

COMPARTIR

Share on facebook
Compartir
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NOTICIAS RELACIONADAS

COMPRAMOS

MOSTO

DE TODAS LAS CLASES Y CALIDADES