La vitivinicultura es otra de las economías regionales en alerta según Coninagro

El organismo advirtió sobre los elementos que amenazan a un sector del campo productivo que forma parte de una cadena de industrias azotadas por la situación actual. Los elementos que entran en el análisis.

Por Uvas Argentinas – El agro argentino en general y las economías regionales viven con preocupación la situación económica que atraviesa el país, y las decisiones que viene tomando el Gobierno para amortiguar los efectos adversos. La preocupación recae sobre medidas puntuales, como las restricciones a las importaciones, así como también por cuestiones económicas de fondo como el aumento galopante de la inflación.

En este contexto, la Confederación Intercooperativa  Agropecuaria (Coninagro) publicó su tradicional “Semáforo” sobre las economías regionales y el panorama se muestra muy adverso.

De las 19 economias regionales que releva la organización, 11 están en “rojo”, seis en “amarillo” y apenas dos tienen un “verde” que muestra esperanza.  Entre las economías regionales en alerta se encuentra la vitivinicultura.

«En este estudio económico se destaca la continua suba de costos y siguen viéndose las bajas productivas por el clima desde principios de año. Los productores buscan amortiguar estos efectos con cambios en los planteos para ahorrar insumos y llegar al momento de cosecha o faena. Los precios corren a la par de la inflación y los costos aproximadamente 20 puntos por encima del año pasado. En resumen, sigue siendo un momento delicado para las producciones regionales», explica detalladamente el informe.

En este sentido, se destaca que los productores no pueden aprovechar los aumentos de los precios internacionales de sus productos ya sea por el contexto macroeconómico, la guerra, etcétera; precisamente por las medidas económicas que el gobierno nacional está imponiendo, como la restricción a las importaciones. Esta política afecta la vitivinicultura, pero no es precisamente la que más la sufre.

 

Sin embargo, el organismo también advierte sobre problemas internos de la situación macroeconómica que afecta a las economías regionales. Uno de ellos es la ausencia de mano de obra y los problemas en la cosecha, en algunos casos.

Ambos flagelos viene sufriendo la industria vitivinícola que hace tiempo alertó sobre la necesidad de una regulación del mercado de trabajo y su compatibilidad con los programas de asistencia universal. También afecta una mala cosecha, que este año en líneas generales cumplió con lo estimado por el Instituto Nacional de Vitivinicultura, sobre que fue una de las peores de los últimos cinco años en volumen.

Lo que también advierte el organismo y afecta a la vitivinicultura -que es una de las seis economías regionales en estado de alerta- es el importante aumento de los insumos en pesos. Muchos insumos comparados interanualmente sufrieron aumentos cercanos al 80%.

Todas estas aristas que se sostienen exclusivamente por el incremento de los precios internacionales no dejan de amenazar a un industria que se mantiene en alerta, pero que no es más que un eslabón de una cadena productiva bastante azotada por la situación actual. De hecho, hay industrias en estados muchos más preocupantes, como la papa, la producción de peras y manzanas, de arroz, de leche, de tabaco, de maní, de mandioca,  de cítricos y hasta de yerba mate.

 

Nota exclusiva para Uvas Argentinas. En caso de usar el contenido o reproducirlo no olvide citar como fuente a UVAS ARGENTINAS – WWW.UVASARGENTINAS.COM.AR

 

Queremos conocer tu opinión
Tu opinión es muy valiosa para nosotros y queremos conocerla. Por eso, te pedimos que contestes el siguiente formulario.
 

COMPARTIR

Compartir
Twitter
WhatsApp
NOTICIAS RELACIONADAS

Últimas Noticias

Noticias por Categoría

COMPRAMOS

MOSTO

DE TODAS LAS CLASES Y CALIDADES